Voló

Me aseguró que estaba rota,
hecha trizas,
que había saltado en pedazos por culpa de un amor que duró seis años
y que dejó una casa repleta de promesas huecas.

Rota,
destrozada,
abatida,
quizá empleó alguna palabra más
pero creo que se entiende el significado.

Me aseguró que no podría querer
como quiso aquella primera vez.
Como si alguien pudiera.

Yo me esforcé en convencerla
de que valía más que las manos de cualquiera
y, al final, logró volar,
no conmigo, pero voló.

Y me quedé como el niño
que cura alas de pájaros malheridos
y cose telas de cometas que dejaron de volar.

No,
quise volar con ella,
pero no,
terminó volando
pero no conmigo.

Qué cojones importa.

Al final voló.

2 comments

  1. Que bonito querer a alguien lo suficiente como para dejarle volar sin importar con quien… que bonito que alguien te cure aunque no sea para él.

    Y que bien que escribes, tantas cosas en tan pocas palabras. Fue un acierto descubrir tus escritos.

    Gracias por dejarnos cosas tan preciosas!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *