GoP Semifinales: Elige tu poema preferido

Volvemos una semana más a Game of Poets, esta vez con el reto de las semifinales. En esta ocasión, las cuatro semifinalistas debían de enfrentarse a cinco palabras cada una, propuestas por el público, con las que debían de escribir un poema.

En esta ocasión, el voto del público valdrá un 50%, mientras que el otro 50% será la decisión del jurado.  Estas son las cuatro propuestas de las concursantes:

 

SIEMPRE – Betta Mondiano

Entraste a mi vida como entra un libro
en una estantería.
Sabiendo cuál era tu sitio
incluso cuando yo no podía ver más allá
de mi desorden.

Cogiste en brazos a este pato
de dos pies izquierdos
y le enseñaste que el norte
estaba allí a donde tú te dirigieras.
Te convertiste en el principio
de un final que parecía nunca llegar.

Yo nadaba en un mar de dudas,
náufraga de mis malas decisiones
y te lanzaste a nadar conmigo
hasta que llegamos a la orilla,
sin importarte qué tormentas
nos hicieran frente.

Cogiste todas mis lágrimas
y con ellas pintaste a acuarela
mi sonrisa más sincera,
y no sé cómo agradecerte
todo lo que has hecho para combatir
a mis demonios más internos.

Quiero que seas feliz,
a poder ser, conmigo entre tus brazos.

Quiero que contigo el tiempo vuele lentamente.
Que esta eternidad momentánea
sea el oxímoron que represente
todos y cada uno de nuestros días juntos.
Quiero llamarte hogar
y que yo de ti lo sea.
Siempre.
Sin puntos finales que nos separen.

 

EL EFÍMERO MOMENTO – Paula Yeste

Con frío en las manos
y llagas en los labios
guardo lo que queda de inocencia.
Se corrompe lentamente,
me corroe sin esfuerzo.
 
Efímero el momento
en el que me creí 
libre a tu lado.
Así firmé la sentencia;
una cláusula de guerra
entre mis alas y tu amor. 
 
Como una gimnasta 
que se aferra a una barra,
como yo me aferraba a tus dedos. 
Con frenesí;
“ámame con frenesí”, te dije.
Y así murió el momento.
 
El efímero momento
en el que me creí 
libre a tu lado. 
 

CIUDAD SIN SUEÑOS – Nerea Tuduri

Nada detiene el tiempo
en esta ciudad en la que nunca amanece
Se encienden las luces en las cocinas
en los salones de los pisos altos
de los casas bajas
de los subsuelos 
Huele a café en la calle
a pan recién hecho
a mar
a niebla 
y a sexo
A lo lejos se oye el sonido 
de un barco que llega a puerto
El banco abre ya sus puertas
el librero lee un periódico 
antes de ponerlo a la venta
y en la entrada de la tienda de alpargatas
se acarician sin rozarse Dani el del tercero,
y la zapatera. 
Él fuma, ella gira su anillo
y responde a sus preguntas
como quien comete una infidelidad
ocupando lo silencios 
con palabras rotas
El viento barre sus miradas
ella desabrocha descarada
el botón de su camisa,
roza con un dedo la palma de su mano
y lo invita a pasar
(En sus cuerpos mañana habrá dolor pero hoy no hay frío)
Suenan las campanas en el reloj de la iglesia
En el reloj gris
de la iglesia gris
de esta ciudad gris
de cielo gris
que amenaza tormenta y nunca llueve
Y si llueve, no llueve agua
y si no llueve agua, no moja
y si no moja, como los orgasmos,
duele
En esta ciudad oscura
en esta ciudad sin sueños
todo trastoca lo superfluo
Hay piedras que lloran,
los pájaros no alzan el vuelo,
las jaulas están vacías
y no existen los destinos.
A veces la luz es naranja 
y nosotros
un suspiro
 

POR SI ME ESCUCHAS – Mariona Dejuan

Nunca creíste que esto fuera a salir bien.
Eras incrédulo por naturaleza.
Y lo entiendo.
No tenías motivos para no serlo.
Estabas acostumbrado a vivir una vida en el que siempre perdías.
Ni siquiera reconocías las cosas buenas cuando llegaban
y esto fue lo que provocó tu catarsis.
Por eso yo, que he crecido contigo y que vivo en ti,
ahora te miro y siento un inefable orgullo,
porque has luchado como nadie y te has dado cuenta solo
de que aquí ya no te queda nada.
Que este ya no es tu lugar,
porque las ruinas ya no son para ti.
Has aprendido a levantarte contra todo pronostico
y has construido un castillo con tus ganas de seguir.
Y a pesar de lo que te decía a veces,
A pesar de creerme medio bruja por pasarme el día jugando a adivinar como acabaría el cuento,
no siempre he tenido la razón.
Así que me retracto.
Me retracto de lo que te decía antes de irte a dormir.
Perdóname por las noches de insomnio,
por recordar cada error,
por las ojeras,
por los cafés
y por las malas decisiones.
Yo solo intentaba ser la voz que te diera paz entre tanta guerra en tu cabeza,
yo solo quería ayudarte a salir de aquí.
Y ahora que ya estas fuera,
ahora que por fin ya eres tú,
solo voy a decirte una cosa:
vive, vive por todos estos años perdidos
y por todos los que vas a ganar.
 
Una de las concursantes será la eliminada y tres accederán a la final de la semana que viene. Para poder votar a vuestro poema preferido, acceder al link puesto a continuación. ¡Salud y poesía!
 

VOTA AQUÍ POR TU POEMA PREFERIDO

 

4 comments

  1. Me encanta betta mondiano. Su poesía te cala en lo más profundo de los huesos.

    Responder

  2. Yo votó Efímero porque
    es el mejor y el que me a gustado mas
    Le doy un 10

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *